El Villarreal se va con la cabeza bien alta