La conexión Villa-Pirlo ya funciona y da sus primeros frutos en el New York City