Viento y mucha lluvia: Balaídos sigue teniendo problemas en la fachada