Varios aficionados recriminan en plena calle al presidente del Valencia la mala gestión de las entradas ante el Levante