Valverde y los jugadores arropan a Coutinho a su llegada al Barcelona