El Valencia de Djukic toca fondo