El Valencia de Djukic se sigue hundiendo