Valdés sueña con el Mundial