Un minuto y medio esperando al VAR: de las quejas de La Roja, a la incredulidad gala