Gorka mantiene el balón en sus manos después del gol y Pedro le da un manotazo