Messi sigue en 'territorio Cristiano' mientras la afición del Barça pide que no arriesgue ante España