Tito Vilanova cumplió su sueño de entrenar al primer equipo del Barcelona