Thiago y Rafinha, apuntaban maneras desde pequeños en el césped de Balaídos