Theo se come dos caños y se convierte en el objeto de todas las risas en el entrenamiento