Ter Stegen y Claudio Bravo sellan su buena relación con dos abrazos en la final de la Confederaciones