Tenso, desacertado, serio… la ley del silencio de Cristiano se hace notar en Portugal