Tenista… ¡y madraza! Detiene el partido para pedir a la grada que alguien abrigue a su hija