Los doce niños perdidos en Tailandia aprenden a bucear para salir lo antes posible de la cueva