Suárez entregó al árbitro varios mecheros que le lanzaron desde una grada del Betis