Suárez insultó al árbitro y ni siquiera se fue del campo pero el Barça recurre la roja