Steven Gerrard y su bienvenida histórica al banquillo de los Rangers