Sólo 500 aficionados rojiblancos viajan a Oporto para arropar a su equipo