Solari, ante la oportunidad definitiva para demostrar que es el entrenador que necesita el Madrid