Simeone no da tregua a sus jugadores y grita más que nunca en los entrenamientos