Simeone no quiere excusas en el debut en Champions pese al mal estado del césped de Mónaco