La arenga de Simeone y los hinchas: el Atlético no se rinden tras la Champions