Simeone y los atléticos están orgullosos del equipo pese a la derrota frente al Barça