Simeone sale del Wanda Metropolitano bromeando y pitando a los aficionados