El mal drenaje del nuevo asfalto de Silverstone obligó a la suspensión del Gran Premio de MotoGP