El Sevilla ya ilusiona a su afición: el conjunto hispalense dio una clase de juego vertical