El Sevilla brilla contra el Barcelona y su afición tiene hambre de una final