El Sevilla, aclamado y recibido como un campeón en su llegada al aeropuerto