Sergio Ramos lo volvió a hacer: marcó un penalti a lo Panenka ante Macedonia