Sergio Ramos, un jugador comprometido