Un día de Sergio Ramos: del flamenco para desayunar, a los abdominales de noche