Sergio Ramos trató de corregir los desajustes defensivos de España