Sergio Ramos le coge el gusto a la portería