Sergio Ramos no acaba de estar al 100% en su temporada más complicada