Sergio Ramos y la Policía intervinieron en el túnel de vestuarios para calmar a la Juve tras caer ante el Madrid