Sergio Ramos fue al vestuario del Plzen para disculparse en persona a Havel por su codazo