La superstición de Sergio Ramos tras ganar otra Copa con el Real Madrid