Semedo y Neymar evitaron cruzarse hasta la mirada en el entrenamiento tras su incidente