El médico de la Selección Rusa admite que inhalaron amoniaco, pero reconoce que no produce mejor rendimiento