La fiesta de la Selección Francesa en su llegada a París como Campeones del Mundo