Saúl es la imagen del cambio de la Selección: de no jugar en Rusia, a ser fijo para Luis Enrique