El Santiago Bernabéu recibe a James Rodríguez con un baño de masas