Santi Mina y Soler dan esperanzas al Valencia, pero se complica su clasificación a los octavos de la Champions