El campo de fútbol de Sant LLorenç de Cardasar, totalmente destruido por las inundaciones de Mallorca