Salah se exhibe en una noche mágica del Liverpool… y el Madrid no le pierde ojo