El león kuwaití: Saed viajó desde Kuwait a San Mamés para vivir un día de ensueño